Extremos.

Entre demasiado y nada.

Leí el otro día un artículo de una persona con TLP que decía: “el TLP es un cáncer que acaba con mi cuerpo, mi mente y mi alma”, frase con la que me siento muy identificada. Y otro: “TLP: demasiado humanos en un mundo frío”. No sé si seré más humana que otros, lo que sí sé es que siento DEMASIADO, a veces no siento NADA y está el vacío del que muchas veces se habla; pero cuando sentimos es todo muy intenso y percibimos cualquier cambio en los demás. Es muy difícil convivir con esto todos los días. Si me preguntan mis familiares me molesto y no sé bien qué responder porque no es fácil explicar lo que me pasa. Y esto, el TLP no es pasajero, no tiene cura, se aprende a vivir con ello pero nunca voy a ser como otros esperan que sea simplemente porque no soy como los demás.

DobexyOXgAEUWpd

Créditos: Shawn Coss

Anuncios